CAMPAMENTO DE VERANO ÁPICE EPILEPSIA

El pasado 15 de julio se inició la XVII Edición de Campamento de Verano Ápice. Para los que ya nos conocéis, sabréis  que se trata de la actividad con mayor acogida y repercusión en nuestra entidad. Para los que aún no conocéis en qué consiste, os resolvemos todas las dudas.

 

¿Qué es?

Muy simple, un campamento de verano dedicado a personas con epilepsia y discapacidad. Sin acotación o exclusión por diagnóstico ni tipos de crisis.

¿Desde cuándo se organiza?

Desde el año 2001. Fue – y es – el único campamento dedicado a personas con epilepsia y que no pone ninguna barrera excluyente en diagnóstico o edad del interesado o interesada.

¿En qué consiste?

Pues el principal objetivo que se plantea con esta actividad es permitir y  proporcionar un descanso a las personas con epilepsia y discapacidad, en un  entorno sano, amigable y lleno de diversión.

Las relaciones sociales, los vínculos entre compañeros, la independencia o autonomía personal son los pilares fundamentales sobre los que se sustenta esta actividad.

¿Quién o quiénes son los responsables?

Ápice como entidad, así como todo su equipo, son los responsables de la organización del Campamento de Verano. Un equipo de voluntarios preparados en atender crisis de epilepsia y con pleno conocimiento de las características de la enfermedad, asumen la responsabilidad de un grupo de 40 personas.

¿Quién forma a los voluntarios?

La entidad se encarga de promover cursos de voluntariado específicos en atención a personas con epilepsia. De esta manera ofrecemos una formación complementaria e información básica sobre la enfermedad, las limitaciones que puede conllevar padecerla, efectos secundarios de las medicaciones, primeros auxilios en epilepsia y las actividades de Ápice.

De esta forma, en un curso de dos días y de unas 8 horas aproximadamente, se acercan a la epilepsia en todos los ámbitos: educativo, laboral, social, psicológico y médico-científico.

Además, aportamos testimonios reales de personas con epilepsia que actualmente son socios de Ápice.  Algunos son voluntarios y otros usuarios de nuestros programas.

¿Qué actividades lleváis a cabo durante el programa de vacaciones?

¡Las mismas que en cualquier otro campamento! Siempre, por supuesto, extremando la vigilancia y supervisión de todos los asistentes. Adaptamos cualquier actividad a sus necesidades colectivas e individuales.

Juegos, cine, fiestas, senderismo, actividades al aire libre, tirolina, salidas a cenar, talleres colectivos, manualidades, y cualquier cosa que se nos ocurra y que a ellos les apetezca hacer.

Cuando se organiza la actividad hacemos cuestionarios sobre las actividades que les gustaría realizar y en base a eso, se organiza la programación para los 9 días.

SOBRE EL CAMPAMENTO DE VERANO ÁPICE 2018.

Este año hemos visitado el Albergue Inturjoven Constantina. Un emplazamiento que encajaba con nuestras necesidades y que además está totalmente adaptado para personas con movilidad reducida y discapacidad.

Piscina, habitaciones de 3-4 personas, salas de actividades y muy cerca de instalaciones deportivas de las que pudimos hacer uso.

22 voluntarios y 40 personas con epilepsia se han embarcado en una aventura que, un año más, ha sido un éxito.

Es importante resaltar que este programa está enfocado al bienestar de las personas con epilepsia y la de sus familias, ya que también cumple la función de respiro familiar para dejar constancia de la importancia de ‘cuidar al cuidador’.

El año que viene más y, cómo no, ¡mejor!

Compartir:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter