Qué factores pueden desencadenar una crisis

Se encuentra en: ¿Qué factores pueden desencadenar una crisis?. Que se encuentra en el menú principal.

¿Qué factores pueden desencadenar una crisis?

¿Sabes cómo hay que actuar ante una crisis convulsiva?
Nosotros te enseñamos 

Pelicula larga

Pelicula corta

 

En la gran mayoría de las personas que padecen epilepsia, las crisis ocurren de manera aparentemente espontánea. Sin embargo, algunas personas refieren tener crisis relacionadas con algunos factores desencadenantes inespecíficos y en un grupo reducido, las crisis se producen inducidas por estímulos específicos (crisis reflejas).

Factores desencadenantes inespecíficos

Habitualmente las crisis epilépticas ocurren de forma espontánea sin poder identificar ninguna causa responsable de la aparición de estas. Sin embargo, hay algunas circunstancias que pueden precipitar su aparición. El conocimiento de estos factores desencadenantes o precipitantes puede permitir evitarlos modificando el estilo de vida, lo cual disminuirá la frecuencia de las crisis epilépticas en las personas que padecen epilepsia. Dentro de los diferentes factores desencadenantes inespecíficos de las crisis epilépticas en las personas con epilepsia destacan por su frecuencia:

Estrés emocional

Las emociones intensas o los estados de estrés son los desencadenantes más frecuentes descritos por las personas con epilepsia, tras una crisis epiléptica. Además, suelen asociarse a otros desencadenantes como son el cansancio y la alteración del ritmo del sueño y ocurren en ocasiones en el contexto de trastornos del ánimo tratables como ansiedad y depresión. Es importante evitar en lo posible las situaciones de estrés y se pueden utilizar técnicas de relajación.

Fiebre

La fiebre, es un desencadenante frecuente de crisis convulsivas en las personas que padecen epilepsia, especialmente en ancianos y niños. Es posible que sea el factor desencadenante más frecuente en la población infantil. Por lo tanto, se debe bajar la fiebre de la forma más precoz posible.

Falta de sueño

Es otro desencadenante frecuente. La disminución del número de horas habituales de sueño puede favorecer la aparición de crisis epilépticas, sobre todo en las personas que tienen epilepsia generalizada idiopática. Por ello es muy importante mantener una adecuada higiene del sueño, manteniendo un horario de sueño regular, y suficiente (entre 7 y 10 horas según la edad).

Las personas con trabajo nocturno continuado deben acomodar el sueño a su horario laboral, y procurar dormir todos los días similar número de horas y de horario de sueño.

Insomnio

El insomnio es una comorbilidad frecuente en personas con epilepsia, y para mejorarlo se debe:

1)  Evitar comer demasiado antes de dormir.

2) Evitar hacer ejercicio poco antes de dormir

3) Intentar acostarse todas las noches y despertarse todas las mañanas a la misma hora.

4) Evitar el consumo de cafeína, como el café, refrescos y chocolate, después de las 12 del mediodía.

5) Evitar la toma de benzodiacepinas, que si bien son inductores del sueño empeoran algunas fases de este (fase REM)

Los estudios en pacientes con epilepsia y pérdida crónica de sueño debido a la apnea obstructiva del sueño han demostrado una reducción en la frecuencia de convulsiones tras el tratamiento de estos trastornos

Incumplimiento del tratamiento

La causa más frecuente de recidiva de la epilepsia es el abandono o el olvido de la medicación. Nunca debe suspenderse el tratamiento sin indicación del médico. La supresión brusca puede provocar crisis epilépticas más graves que las habituales, incluso un estado epiléptico.

La medicación antiepiléptica debe tomarse de forma regular y a las horas prescritas ya que el medicamento antiepiléptico tiene una vida media en la sangre y debe cubrir las veinticuatro horas del día. Además, deben de tomarse a las horas indicadas ya que de esta forma se reducen los efectos secundarios y preferentemente con las comidas para una buena tolerancia gástrica.

Se recomienda el cumplimiento terapéutico, aunque el paciente vaya a consumir alcohol.

Ingesta de bebidas alcohólicas

El consumo de alcohol puede aumentar la frecuencia de crisis, incluso en pequeñas cantidades, por diferentes motivos:

1) Aumento de la excitabilidad de las neuronas, favoreciendo las condiciones necesarias para convulsionar, ya que se disminuye el “umbral” de excitabilidad cortical.

2) Alterando el patrón de sueño fisiológico.

3) Interaccionando con la medicación antiepiléptica, no dejando ejercer su función

El desencadenamiento de crisis epilépticas relacionadas con el consumo de alcohol es mayor en algunos tipos de epilepsias, como son las Epilepsias Generalizadas idiopáticas. En ocasiones personas no epilépticas con consumo crónico de alcohol en exceso, pueden presentar crisis convulsivas en relación con períodos de abstinencia.

El alcohol puede interaccionar con algunos fármacos antiepilépticos, potenciando el efecto sedante, como en el caso del fenobarbital o benzodiacepinas. El alcohol es un precipitante importante de las convulsiones en el contexto del consumo y la abstinencia. En las personas con epilepsia, el consumo excesivo de alcohol ocasional se asocia con aparición de crisis epilépticas, pero incluso el consumo en pequeñas cantidades puede desencadenar las crisis en algunas personas con epilepsia. Se suele acompañar de otros factores desencadenantes como es la pérdida de  sueño. Por todo ello las personas con epilepsia deben evitar el consumo de alcohol.

Drogas ilegales

Se debe evitar el consumo de drogas ilegales porque sonperjudiciales para la salud. La toma de sustancia estimulantes como la cocaína, éxtasis, heroína… pueden causar crisis epilépticas en personas que estaban controladas o aumentar su frecuencia. También pueden inducir crisis las sustancias adulteradas que se añaden con frecuencia a dichas drogas. Los pacientes que consuman drogas depresoras (cannabis)  deben evitar la retirada brusca de las mismas, porque la abstinencia brusca puede provocar crisis epilépticas. Se debe retirar de forma progresiva para evitar estos percances.

Desencadenantes atmosféricos

Hay estudios que han demostrado una relación entre aumento de crisis epilépticas con bajas presiones atmosféricas yhumedad relativa alta.

Crisis y epilepsias reflejas

Crisis reflejas

Son aquellas que tienen desencadenantes específicos como por ejemplo las crisis fotosensibles. Este tipo de crisis pueden ocurrir en diversos síndromes epilépticos asociados a crisis espontaneas de otros tipos; o pueden ser el único tipo de crisis.

Epilepsia refleja

Los pacientes con epilepsias reflejas sólo tienen crisis inducidas por estímulos sensoriales específicos y no tienen crisis en otras situaciones.

El conocimiento de los estímulos sensoriales responsables de inducir las crisis convulsivas reflejas permite al paciente poder evitarlo y de esta forma evitar las crisis. Estos estímulos pueden ser simples, encuadrándose dentro de ellos el visual, que es el más frecuente, el sensorial, movimiento… o complejos como por ejemplo la lectura, la música, algunas comidas, etc

Crisis fotosensibles

Son un tipo de crisis reflejas desencadenadas por un estímulo luminoso. Es un tipo de crisis poco frecuente (2-3%) y ocurren generalmente en perdonas con epilepsia que tienen además otros tipos de crisis espontáneas y presentan respuesta paroxística en el EEG ante la estimulación luminosa intermitente. La mayoría de las crisis fotosensibles ocurren en las epilepsias generalizadas idiopáticas. Son especialmente frecuentes en las personas que padecen epilepsia mioclónica juvenil (hasta en un 30%).

Las crisis pueden ser provocadas por luces parpadeantes, sobre todo si se producen con una frecuencia de 5 a 30 por segundo. Estas luces parpadeantes la pueden provocar fenómenos naturales como el sol entre los árboles o fenómenos artificiales como las luces de una discoteca, videojuegos y ordenadores Anecdóticamente las telas de rayas también pueden provocar crisis en personas con epilepsia fotosensible. El diagnóstico de epilepsia fotosensible es fácil de obtener durante el estudio electroencefalográfico, en la fase de estimulación luminosa intermitente.

Medidas preventivas de las CE fotosensibles:

  • Es conveniente mantenerse a cierta distancia del televisor, al menos 2 metros; mayor distancia cuanto más grande sea la pantalla.
  • Se debe procurar cambiar de canal con el mando a distancia; si tiene que acercarse se recomienda taparse un ojo.
  • La habitación donde se vea la televisión debe estar bien iluminada y se debe reducir el brillo de la pantalla.
  • Se debe usar ordenadores, móviles y videojuegos con pantallas protectoras y se debe descansar algunos minutos cada 15 minutos
  • No use videojuegos estando cansado y con falta de sueño.
  • Evite discotecas con luces intermitentes.
  • Ante un estímulo luminoso centelleante inesperado la mejor protección es taparse un ojo.

Epilepsia fotogénica

Se trata de una epilepsia refleja con solamente crisis inducidas por estímulos luminosos. La más frecuente es la epilepsia fotogénica con crisis inducidas por la televisión, ordenadores y/o por los videojuegos.

Crisis inducidas por el cierre de los párpados

El acto de cerrar los párpados puede inducir crisis, generalmente de ausencias con mioclonías palpebrales o faciales, en algunos pacientes. Tales crisis se han descrito sobre todo en pacientes que además son fotosensibles, pero existen casos que no tienen respuesta paroxística en el EEG a la estimulación luminosa intermitente.

Compartir: