Reacciones adversas de los antiepilepticos

Reacciones adversas más frecuentes de los fármacos anti epilépticos (FAE)

Dosis dependientes

Idiosincrásicos

Crónicas

Teratogénicos

Quizás de pueda interesar:

Mas información sobre la enfermedad de la epilepsia

Información sobre los síndromes y tipos de epilepsias

Descripción de los fármacos 

Diagnóstico de la epilepsia

Como cualquier fármaco los FAE, en ocasiones, presentan efectos nocivos a dosis usuales que son variables de una persona a otra y dependen, además del FAE en sí mismo, de características del paciente, como son edad, sexo, enfermedades asociadas, medicaciones concomitantes, etc.

Se agrupan en:

Dosis dependientes


Los más frecuentes son la tendencia al sueño, la dificultad de concentración y la sensación de mareo. Suelen aparecer al inicio del tratamiento y están relacionados con la dosis, por ello se les conocen como dosis-dependientes. No son graves y desaparecen al disminuir dosis o suspenderlos. Para evitarlos los FAE se administran al comienzo en dosis muy bajas y se van aumentando lentamente hasta alcanzar la dosis correspondiente para ejercer una protección eficaz contra las crisis epilépticas. Con frecuencia se desarrolla tolerancia, es decir, adaptación del organismo a la sustancia, mejorando o desapareciendo los síntomas, por lo cual no es necesario cambiar de FAE.

Idiosincrásicos


En muy pocas ocasiones los efectos secundarios pueden ser graves. Estos son como reacciones alérgicas, ya que dependen principalmente de las características biológicas del individuo, y suelen ocurrir en las primeras semanas tras introducir el FAE. Son impredecibles. Los más frecuentes son erupciones en la piel. Ante esta circunstancia, sin suspender bruscamente la medicación, se debe consultar de inmediato al médico, ya que, a veces, llegan a ser graves. Obligan a cambio de FAE.

Crónicas


Requieren un periodo de exposición al medicamento prolongado. Guardan relación con la cantidad administrada, pero no suele establecerse tolerancia. Los más comunes son variaciones en el peso, caída de cabello, inflamación de encías, hirsutismo, litiasis renal y, pocas veces, alteraciones cognitivas. Exigen valorar cambio de FAE.

Teratogénicos


Todos los FAE en mayor o menor grado pueden alterar el desarrollo fetal y provocar malformaciones, pero si se abandonan ante el conocimiento de un embarazo el riego de crisis epilépticas y de un estado epiléptico (crisis continuada) es muy alto. Este incidente es altamente peligroso para la madre y para el feto. Lo más correcto es programar la gestación y, antes de quedar en cinta, que el neurólogo, si es el caso, haga las modificaciones oportunas para simplificar, reducir o cambiar el tratamiento. El ácido fólico ejerce un cierto efecto protector en la población general, en especial en defectos del desarrollo del tubo neural, y por ello se aconseja desde antes de la gestación, aunque no existe evidencia de efectividad absoluta.

 

REACCIONES ADVERSAS CAUSADAS POR FAE

DOSIS-DEPENDIENTES

Somnolencia
Distracción
Mareo
Confusión
Cansancio
Sedación
Insomnio
Vértigo
Nistagmo
Visión doble
Inestabilidad
Temblor
Ansiedad
Depresión

IDIOSINCRÁSICAS

 

Exantema
Hepatitis
Pancreatitis
Aplasia medular

CRÓNICAS

Aumento de peso
Perdida de peso
Caída de cabello
Hirsutismo
Hiperplasia gingival
Deterioro cognitivo
Reducción del campo visual
Litiasis renal
Déficit de ácido fólico
Déficit de vitamina D