Comienzo tratamiento farmacos antiepilepticos

Comienzo del tratamiento con fármacos anti epilépticos (FAE)

Primera crisis epiléptica:

Cómo normal general no se recomienda iniciar tratamiento después de una primera crisis epiléptica porque muchas personas no volverán a padecerla más en su vida. No obstante es una decisión individual que no puede someterse a reglas rígidas. Han de estar de acuerdo médico y paciente sopesando ventajas e inconvenientes.

La presencia de factores que indican mayor predisposición a la recurrencia de las crisis como una causa reconocida de epilepsia (traumatismo cráneo-encefálico, infarto cerebral, malformacio- nes del desarrollo cerebral, etc.) o un EEG con anomalías epileptiformes, aumentan el riesgo de recurrencia y son efectos que se suman. En estos casos está más indicado tratar desde el principio, después de la primera crisis.

Tras una segunda crisis epiléptica:

Lo pertinente es aplicar el FAE adecuado, porque la posibilidad de repetición es más alta.

Selección del FAE:

La norma es utilizar de entrada un único FAE (mono terapia) incrementando poco a poco la cantidad diaria hasta alcanzar la dosis estándar, de esta manera se evitaran efectos secundarios dosis-dependientes.

La elección de FAE depende del tipo de epilepsia o síndrome epiléptico, de las peculiaridades del paciente (edad, sexo, enfermedades y medicamentos que reciben por ellas, etc.) del perfil farmacocinético (número de tomas, modo de administración, etc.), de sus efectos adversos y de la posibilidad de adquirirlo.

No todos los FAE sirven para todos las variedades de epilepsias, incluso algunos de ellos puede agravar algunos tipos de crisis, por lo que escoger uno u otro FAE es una cuestión técnica que debe asumir el neurólogo.