Convulsiones febriles

Se encuentra  en: Convulsiones febriles . Su página superior es, Epilepsias infantiles. Que se encuentra en el menú principal.


Convulsiones febriles

 

Mas Información

Generalidades

Las convulsiones febriles son el trastorno neurológico más frecuente en la infancia. Es un fenómeno edad dependiente que afecta al 2-5% de los niños menores de 5 años con un pico máximo de incidencia a los 12-18 meses.

Suceden en niños de 6 meses a 5 años de edad con fiebre (Tª > 38º), sin evidencia de infección del sistema nervioso central u otra causa definida y sin historia previa de convulsiones afebriles. La mayoría de las crisis suceden el primer día de la enfermedad y en muchos casos es la primera manifestación de que el niño está enfermo. Historia familiar de crisis febriles: 10-20% progenitores o hermanos han padecido o padecerán crisis febriles. Se han identificado varias mutaciones genéticas que se relacionan con una mayor predisposición a sufrir crisis febriles (susceptibilidad genética).

Las crisis febriles típicas son inofensivas, no causan daño cerebral, por lo que no dejan secuelas de ningún tipo. Los niños con crisis febriles deben llevar una vida normal y seguir el calendario de vacunas correctamente.

Tipos de crisis febriles

Simples: las más frecuentes (80%). Crisis generalizada tónico-clónica (infrecuentes otros tipos como tónicas), duración menor de 15 minutos y que no recurren en un periodo de 24 horas.

Complejas: menos frecuentes (20%), crisis con componente focal (los movimientos se limitan a una extremidad o solo a un lado del cuerpo), pueden durar más de 15 minutos o se repiten en un periodo de 24 horas.

Estatus febril: crisis febril de duración mayor de 30 minutos o varias crisis intermitentes entre las que no se recupera la normalidad neurológica durante un periodo mayor de 30 minutos.

Diagnóstico y pruebas complementarias

No es necesaria ninguna investigación de rutina. La historia clínica es, en la mayoría de los casos, suficiente para el diagnóstico de convulsiones febriles. En ocasiones, pueden ser necesarias pruebas para determinar la causa de la fiebre.

En general, no está indicada la realización de electroencefalograma (EEG) en las crisis febriles, especialmente en niños sin problemas neurológicos y crisis febriles simples. Puede ser necesaria su realización en algunas situaciones y de manera puntual como en algunos casos de crisis febriles complejas.

Tratamiento

Medidas para combatir la fiebre: físicas (quitar ropa, poner toallas mojadas con agua sobre el cuerpo) y antitérmicos habituales.

Tratamiento agudo: Su pediatra o neuropediatra puede indicar en algunos casos el uso de medicación de rescate en el domicilio como tratamiento específico de la convulsión con el objetivo de yugularla, sólo mientras está sucediendo (no cuando ha cedido y el niño se encuentra en un estado de decaimiento o somnolencia). Se puede utilizar Diazepam rectal o Midazolam bucal.

Convulsiones febriles y epilepsia

Las crisis febriles no constituyen un tipo de epilepsia. El riesgo de padecer epilepsia posteriormente es muy levemente mayor que en la población sin crisis febriles (2-4%). Más del 95% de los niños con crisis febriles no padecerán epilepsia. Es mayor en los niños con crisis febriles complejas, anormalidad neurológica previa o antecedentes familiares de epilepsia.

Epilepsia generalizada con crisis febriles plus (GEFS+). Es un tipo de epilepsia hereditaria. Inicialmente se manifiesta como crisis febriles típicas y posteriormente se añaden crisis epilépticas afebriles. Se hereda de generación en generación y actualmente se ha identificado el gen.

 

¿Sabes cómo hay que actuar ante una crisis convulsiva?
Nosotros te enseñamos

Pelicula larga
Pelicula corta

Otras páginas que quizás te puedan interesar:
Qué es la epilepsia
Urgencias médicas en la epilepsia
Epilepsia y Mujer
Tipos de crisis epilépticas
Descripción de los distintos tipos de epilepsia y síndromes de epilepsia
Comienzo del tratamiento, reacciones adversas, etc.

Epilepsia y Educación
Psicología y Neuropsicología en la epilepsia

Compartir: