Una crisis en el centro educativo

Qué hacer ante una crisis en el centro educativo

El el apartado “Estilo de vida y epilepsia” recoge las líneas generales de actuación ante diferentes tipos de crisis. Sería importante que varias personas del centro estén familiarizadas con ellas ya que las crisis pueden darse en diferentes espacios del centro (comedor, recreo, autobús).

Es aconsejable que los compañeros del niño sepan lo que es la epilepsia y que pidan ayuda a un adulto si la crisis se produce sin uno cerca. Lo más acertado es hablar abiertamente con la colaboración del niño y sus padres. Algunos padres prefieren que no se sepa que es su hijo quien tiene epilepsia. En estos casos, se puede hablar de la epilepsia en diferentes asignaturas, como enConocimiento del Medio explicando cómo funciona el cerebro, en Educación para la Ciudadanía, con cursos de primeros auxilios o través decuentos con los más pequeños.Al finalizar la crisis, se recomienda registrar información que pueda ser relevante para el neurólogo y que será entregada a los padres.

 

Otro de los aspectos que nos preocupan a los profesores es saber cuándo hay que llamar a una ambulancia. Sólo será necesario hacerlo si:

  • Creemos que es la primera crisis del niño.
  • Si la crisis tónico-clónica dura más de cinco minutos.
  • Si se produce una serie de crisis sin que el niño recupere la consciencia entre ellas.
  • Si el niño se hiere durante la crisis.
  • Si creemos que puede necesitar atención médica urgente (status epiléptico).

QUÉ HACER ANTE UNA CRISIS EPILÉPTICA EN EL AULA

Ausencias

Registrar la hora y frecuencia para comprobar si surge un patrón.

Pasar la información a los padres.

Tranquilizar al alumno.

Retomar la tarea recordando las instrucciones.

Crisis tónico clónica

Permanecer en calma.

Evitar que el alumno se dañe: retirar objetos.

Colocar algo blando bajo su cabeza.

No sujetar o mover al alumno si no hay peligro.

No poner nada en su boca.

Ayudarle a respirar colocándole en posición de recuperación al acabar la crisis.

Permanecer con él mientras dure la crisis.

Si es más de 5 minutos llamar a una ambulancia o administrar el tratamiento de emergencia.

Calmar y orientarle.

Decirle que ha tenido una crisis y que está seguro.

No darles nada de comer o beber hasta que no se haya recuperado.

El niño puede necesitar un periodo de descanso en el colegio o en casa e incorporarse a clase cuando esté preparado.

Registrar e informar a los padres sobre lo ocurrido.

Atónicas Es recomendable el uso de cascos protectores
Mioclónicas

Hablar calmadamente y tranquilizar al alumno.

Registrar la hora y el número de crisis.

En caso de haberse hecho daño tratar adecuadamente.

Crisis parciales simples

Hablar calmadamente y tranquilizar al alumno.

Registrar la hora y el número de crisis.

Crisis parciales complejas

No inmovilizar al alumno.

Apartar objetos peligrosos y guiarlos a zonas seguras.

Hablar con calma y tranquilizarle.

Registrar la hora y el número de crisis.